¿Tanta nube, nos dejará ver el sol?

Pues sí, estamos ante la palabra de moda. Desde hace un tiempo dentro del mundo de las Tecnologías de la Información (TI) sólo oímos hablar del “Cloud Computing”, esa nube que nos envuelve y qué quizás habría que aclarar bien de que se trata antes de que nos impida ver la luz.

La idea del “Cloud Computing” surge de la reflexión sobre la posibilidad de implantar un modelo diferente al actual en referencia a las infraestructuras, software y servicios relativos a las TI. La idea es sustituir el modelo clásico basado en que cada organización dispone de sus recursos, como pueden ser infraestructuras de servidores, almacenamiento, licencias de software y demás, por un nuevo modelo que sitúa estos recursos fuera de las organizaciones en manos de proveedores especializados.

Con buen criterio se podría pensar que esto ya hace mucho tiempo que se está haciendo con determinados servicios, como por ejemplo, alojamiento de webs, correo electrónico, etc., por tanto, ¿donde está la novedad del modelo Cloud? El modelo Cloud en si no es nuevo, lo que propone es un nuevo paradigma de computación en la que los recursos y servicios se abstraen de las infraestructuras que los soportan y se suministran bajo demanda. Algunas de las características de este modelo pueden ser:

  • Que el cliente del modelo Cloud pueda solicitar los servicios que necesite bajo demanda, tal como hacemos con otros servicios como la energía eléctrica, teléfono, etc.
  • Que los servicios estén constantemente monitorizados y correctamente medidos, como por ejemplo, capacidad de CPU, memoria, ocupación de almacenamiento, consumo de ancho de banda, licencias de aplicaciones, etc, y que se pague sólo por lo que se consuma
  • Que se pueda acceder a los servicios contratados desde cualquier ubicación
  • Que los servicios contratados se actualicen automáticamente con las últimas tecnologías y que sea transparente a los consumidores
  • Que los recursos contratados estén correctamente replicados en diferentes centros repartidos en diversos puntos geográficos y que su acceso esté correctamente protegido para conseguir un nivel de seguridad óptimo

Actualmente el modelo Cloud presenta variantes que cabe mencionar. Así se habla de:

  • Software as a Service (SaaS) Sería un modelo del software como servicio donde el cliente final no controla ni gestiona ninguna infraestructura y sólo se le permite ejecutar algún software determinado como el correo electrónico o un ERP
  • Infraestructure as a Service (IaaS) Proporciona al cliente servicios de infraestructura de TI como por ejemplo, servidores virtuales, almacenamiento, capacidad de proceso, etc y donde el usuario final no tiene control sobre la infraestructura pero sí sobre los sistemas operativos y aplicaciones que pueda instalar en los servidores contratados
  • Platform as a Service (PaaS) Este modelo permite a los usuarios implantar aplicaciones específicamente desarrolladas para el modelo Cloud. El usuario final no dispone de control sobre la infraestructura pero sí sobre las aplicaciones que pueda implantar en ella

Igualmente habría que comentar los diferentes modelos de implantación del Cloud. En este apartado se podría mencionar:

  • Cloud público, como un modelo donde los proveedores ponen a disposición de los clientes sus infraestructuras y servicios que ellos mismos gestionan de forma compartida
  • Cloud privado, en esta variante las infraestructuras operan exclusivamente para una determinada organización y pueden ser gestionadas por personal de la propia organización o por empresas delegadas a tal efecto
  • Cloud híbrida, donde se combina la filosofía de los dos modelos anteriores

Bueno pues, ahora habría que hacer la pregunta, ¿debemos migrar inmediatamente todas nuestras infraestructuras y servicios al modelo Cloud? En principio habría que reflexionar sobre que no todas las organizaciones ni todas las infraestructuras ni todos los servicios pueden seguir este modelo, o no es conveniente que lo sigan. La migración a un modelo Cloud debe realizarse solo después de un minucioso estudio de consultoría donde deben sopesarse las ventajas y los inconvenientes de este paso, así como los costes asociados, y compararlos con el modelo seguido en la actualidad. También hay que pensar que el modelo Cloud no es un todo o nada, es decir, se pueden segmentar algunas de las infraestructuras, servicios o aplicaciones y migrar al nuevo modelo sólo aquellas que nos interesen según el estudio previo realizado.

Xavier Puertas – Consejero Delegado

SVT es la primera compañía en España que ofrece Microsoft Dynamics CRM en SaaS-Software as a Service

SVT es la primera compañía en España que ofrece Microsoft Dynamics CRM en SaaS-Software as a Service (Software como un Servicio).

Por un precio mensual por usuario SVT ofrece acceso in-interrumpido desde cualquier punto de conexión a Internet, manteniendo una confidencialidad total de la información, seguridad completa, la solución se aloja dentro de un bunker con todas las garantías de seguridad, y sin ninguna preocupación para el cliente.

En el precio por usuario se incluye el software necesario:

• Microsoft Dynamics CRM
• Windows Server
• SQL Server 2007

También se incluyen las comunicaciones y el hardware, además de los servicios de securización (copias de seguridad, etc.)