Dominios .TEL, la nueva tarjeta de visita

Los dominios .tel son muy diferentes al resto de dominios, están pensados como tarjeta de presentación para poder disponer de sus datos de contacto en un solo clic, sin necesidad de crear un lugar web. Es decir, se puede configurar su dominio .tel para guardar sus datos de teléfono, fax, móvil, e-mail, dirección, página web, etc. La idea es que un usuario sólo deberá recordar el nombre de su dominio .tel y entonces podrá contactar con usted de la forma que desee sin necesitar más datos.

¿Para quién es interesante registrar un .tel?

Los dominios .tel son perfectos para actividades comerciales, profesionales… en pocas palabras, para todos aquellos que necesitan ser localizados de una forma fácil y rápida.

¿Que tipo de información puede almacenar un .tel?

Puede almacenar 5 tipos de información diferente bajo su dominio .tel

• Información de contacto: teléfono, móvil, e-mail, Vox IP, fax…
• Enlaces de contenido: lugares HTTP o FTP, Lugares web Corporativos…
• Enlaces de navegación: país, ciudad, filial, departamento, marcas…
• Localización geográfica: mapas para llegar a la dirección local…
• Texto indexable: información, palabras claves…

Simple, rápido y accesible

El dominio .tel se caracteriza por:

• Un diseño gráfico estructurado y único para todo el mundo.
• Gestión sencilla de los contenidos, sin necesidad de crear un sitio web.
• Una correcta e inmediata visualización de la información publicada, incluso por aquellos que navegan mediante un móvil.

El registro de dominios .TEL está abierto a todos los usuarios desde el 24 de marzo de 2009, no espere más, ¡contrate el suyo!

Nuevos alojamientos compartidos

Entendemos por “Hosting” el espacio y los servicios necesarios para alojar nuestras páginas web o aplicaciones para que sean visibles en la Red de Internet

Siguiendo la constante evolución de la red, SVT se renueva y se adapta a las nuevas necesidades, ofreciendo Alojamientos compartidos no únicamente para páginas web sino también para aplicaciones vía web que pueden hacernos el trabajo diario más fácil.

Bajo las plataformas Windows 2003 o Linux, los servidores de SVT pueden ofrecerle diferentes tipos de Alojamiento Compartido según sus necesidades.

 El servicio de Alojamiento Web está adaptado a todas las necesidades. Tanto para páginas web sencillas que no contienen programación hasta páginas web con módulos y catálogos dinámicos que necesitan de más recursos de servidor para su funcionamiento.

El servicio de Alojamiento Web Sin Correo está pensado para aquellos usuarios que dispongan de un servidor de correo propio en sus instalaciones.

El servicio de Alojamiento de Aplicaciones web está diseñado para acoger diferentes tipos de aplicaciones que pueda haber independientes de la página web como e-commerce, newsletters, gestión de reservas on-line, facturación on-line… Soporta ASP, .NET y bases de datos con SQL Server, proporcionando unos niveles óptimos de ejecución.  

El servidor “real” o “virtual” en Internet ubicado en el Data Center de SVT

El Servidor Virtual es el alojamiento web Multidominio, que permite configurar en un mismo espacio diferentes dominios de forma totalmente independiente. 

Cada dominio dispone de espacio web, correo electrónico, bases de datos, apoyo para programación, estadísticas de acceso… Igual como que si dispusiera de un servicio de alojamiento propio.

El Alojamiento de un Servidor Dedicado es un servicio que permite disponer de un servidor “real” en Internet. Una máquina alquilada con la que la empresa podrá trabajar tanto para gestionar su negocio de forma segura, como para tener su servidor de correo o web.

Hay dos posibilidades con respecto a la propiedad del servidor y del software instalado: servidor propiedad de SVT y alquilado al cliente o servidor propiedad del cliente (Servicio de Servidores Privados). En este último caso el cliente escoje su plataforma física y se pone en iguales condiciones que los servicios de Servidor Dedicado.

Una máquina que puede contener el sistema operativo y las aplicaciones que se deseen, dar de alta dominios, servidores de e-mail, aplicaciones e-commerce, etc.

Algunas de las características más destacadas son:

  • Rendimiento: se pueden utilizar bases de datos que requieren mucho espacio o aplicaciones con un consumo intensivo de CPU.
  • Adaptabilidad: el servidor se puede adaptar totalmente a sus necesidades.
  • Versatilidad: el cliente puede instalar cualquier tipo de aplicación o servicio. Se puede acceder remotamente y trabajar como si estuviera sentado delante del ordenador.